ACTUALIDAD

El Montakit Fuenlabrada vence con rotundidad al Obradoiro por 72 – 91 y concluye la primera vuelta en décima posición con siete victorias. Paco Cruz, sublime en el tercer cuarto y con cestas claves en momentos psicológicos, simboliza el partidazo colectivo.



15 de enero de 2017
El Cruz de Santiago

Aunque no sea un indicativo siempre definitivo, lo cierto es que la valoración de un equipo y otro al final del partido sirve para explicar lo que fueron hoy Río Natura Monbus y Montakit Fuenlabrada en el Fontes do Sar: 62 para los gallegos y 98 para los fuenlabreños.

Y eso que el inicio no presagiaba tal desenlace. Intensísimo en defensa, el cuadro local tomaba el mando del partido (16 – 9) a base de romper nuestros esquemas ofensivos y de dominar el rebote en ambos aros. Sin embargo, los primeros diez minutos acabaron con un triple de Paco Cruz que tomaba el relevo anotador de Ludde Hakanson para dejar el electrónico 21-15. Buen resultado para las malas sensaciones que habíamos tenido.

En el segundo cuarto, con la mezcla de O’Leary y Smits en pista (dupla cada vez más habitual) y con el saber hacer de Sekulic en la zona, cambió el escenario. Tres mates casi consecutivos del letón encendieron la mecha, nos pusieron por delante (27 – 29) y nos fuimos creciendo en la misma medida que el rival se empequeñecía, seguramente por los nervios de su situación clasificatoria.

Llegó entonces el momento Rupnik. A veces ese momento mágico es una concatenación de asistencias, otras de robos de balón. Hoy lo fue en forma de siete puntos consecutivos. Wear remató el trabajo para marcharnos diez arriba al descanso (33 – 43).

El mismo David fue el primero en dar trabajo al operador del marcador para sumar puntos tras más de dos minutos de desaciertos de ambos equipos. Pero no fue el estadounidense el protagonista de este periodo. Fue otro norteamericano, aunque un poco más sureño. Paco Cruz destapó el tarro de las esencias. Un tarro cada vez más voluminoso y que se desenrosca ya con facilidad en cada partido. Tirito de dos puntos, asistencia por aquí, bandejita por allá, otra asistencia al de más allá. Él llevó los mandos cuando rompimos el choque (38 – 57, minuto 27). Incluso ahogó la reacción local al término del tercer periodo con un triplazo sobre el bocinazo final (46 – 63). Fue la cruz de los santiagueses.

Los minutos finales no dieron lugar a sobresaltos. Con Rupnik divirtiéndose e hiperactivo para acabar como el máximo anotador del equipo (16 puntos) y el más valorado del partido (22). Y con el joven Víctor Moreno disputando los compases finales, tiempo suficiente para que pusiera la rúbrica con el triple final para el definitivo 72 – 91.

Departamento de Comunicación del Montakit Fuenlabrada.



GALERÍA

1617 paco cruz.jpg 

REDES SOCIALES

FACEBOOK

TWITTER

Google +

https://www.paykasabozdurmaa.com/