ACTUALIDAD

Exhibición defensiva del Montakit Fuenlabrada para superar 79 – 68 a un buen Iberostar Tenerife. Fiestón para celebrar la décima victoria que nos deja cerca de la Copa del Rey, aunque aún no tenemos la clasificación asegurada



24 de diciembre de 2017
¡Ay, copón!

Junto con el partido de la tercera jornada contra el Unicaja, seguramente el de anoche haya sido el mejor encuentro del Montakit Fuenlabrada en lo que va de temporada. Era necesario jugar a tal nivel para ganar con tanta autoridad a un equipo como el tinerfeño que llegaba como líder de su grupo de la competición europea y tras derrotar consecutivamente al Barcelona Lassa y al Unicaja en la Liga Endesa.

Si en ataque hubo momentos brillantes y otros de menor valía, en defensa el equipo rayó lo sobresaliente en todo momento. Transcurridos siete minutos de partido los visitantes apenas habían podido sumar cuatro puntos y no por incompetencia propia, sino porque la actividad del Montakit Fuenlabrada era para enseñar en las escuelas.

Presión sobre el hombre balón, anticipación para superar los bloqueos indirectos, rápidos de manos para castigar cada duda rival, buena situación para las ayudas, duros para asegurar el rebote. Impresionante.

Lástima que nos faltara un toque de inspiración ofensiva para haber traducido tamaña exhibición defensiva en una sustanciosa renta.  El primer cuarto acabó 13 – 11 con un pabellón que ovacionó a los suyos y que estaba dispuesto a ser el sexto jugador para seguir insuflando energía al equipo.

La igualdad se mantuvo a lo largo del segundo periodo, siempre con el Montakit Fuenlabrada con ligeras ventajas y con los canarios al acecho, liderados por un incombustible Richotti. Pero era cuestión de tiempo que el trabajo diera sus frutos. La defensa llegaba al extremo de ver a Popovic emparejado en el poste con Fran Vázquez ¡y forzarle al gallego a sacar el balón fuera de la zona! El rédito vino de la mano de dos canastones de Paco Cruz que pusieron el 36 – 28. Mas los tinerfeños sacaron su orgullo para dejar las distancias a la mitad camino de vestuarios (36 – 32).

Tras el descanso vimos la versión más completa del Montakit Fuenlabrada. Mérito tuvo el equipo visitante en aguantar muy cerca hasta el minuto 25 (45 – 42). En los nuestros funcionaba todo. Popovic, muy bien defendido en la primera mitad, empezó a hacer estragos encontrando la conexión con Sekulic, imperial de nuevo, como el pasado sábado en Burgos. Eyenga y O`Leary ponían el componente físico que descolocaba los sistemas canarios, Vargas dirigía con acierto, Rolands Smits estaba en todas partes posteando, penetrando, anotando triples, reboteando…

Y llegó una jugada a la par simbólica y efectiva en extremo. Era el minuto 27, los nuestros robaron en defensa y salieron disparados a la contra, el intento de alley-oop acabó en falta sobre Eyenga. El congoleño metió el primero y erró el segundo, pero Smits cogió el rebote y sacó otros dos libres. De nuevo anotó el primero y falló el segundo y esta vez fue Sekulic quien reboteó y fue objeto de falta. El pabellón, enardecido, se puso en pie para reconocer la concentración, el hambre de los suyos. Y Blagota les correspondió puños cerrados y voz en grito. El partido, al fin, se estaba rompiendo. De esa acción encadenada salió el Montakit Fuenlabrada con una renta cercana a la decena (51 – 42).

Nada más iniciarse el último cuarto se vio por dónde irían los derroteros. La primera pelota que agarró Marko Popovic la convirtió en tres puntos. Luego vendrían tres triplazos más del croata, sin fallo. Las distancias se instalaron en torno a los diez tantos. Rupnik dio un buen relevo cuando Vargas cometió la cuarta falta, lo mismo que ocurrió con Olaseni y Sekulic. El británico sumó cuatro puntos consecutivos para poner la máxima renta: 69 – 55, minuto 35. Eran minutos en los que Paco Cruz dominaba silenciosamente, el de Nogales acabó el choque con 9 puntos, 7 rebotes y 8 asistencias, cerca del triple doble.

Empero la Liga Endesa requiere de concentración permanente. Los de enfrente juegan y mucho, con capacidad de castigar cualquier error. Así, el Iberostar Tenerife hizo un último intento, subió líneas en defensa y consiguió robar tres balones. De repente estaban ahí. 71 – 65 todavía con dos minutos por jugar.

No le tembló el pulso al Montakit Fuenlabrada. Una gran circulación de balón acabó con una cesta de Vargas (73 – 65). Richotti y Tobey, los mejores de los suyos, no se rendían y ponían el 73 – 67 con el que se entraba en el último minuto. Y llegó el momento de cerrar el partido. Popovic recibió la bola, recibió el agobio de dos defensores, pero se hizo hueco, armó el brazo en décimas de segundo y sonó ¡chof! Triplazo. 76 – 67. Fiesta. El lazo lo puso Rolands Smits, el máximo anotador de los nuestros, con otro triplazo para el definitivo 79 – 68.

17-18 Fuenla - tenerife (2).jpg

¡¿Cómo no explotar de felicidad?! Raphael se fusionaba con los Guns N’Roses. Bienvenidos a la gran noche de la jungla fuenlabreña. El equipo bailó, agradeció el ánimo de la grada, entró a vestuarios y volvió a salir. La plantilla al completo dio la vuelta a la pista chocando cientos de manos, se cruzaron miles de sonrisas. Segundos con diez victorias tras tres jornadas. Pero no, aún no estamos en la Copa. Para esa celebración habrá que seguir luchando.

17-18 celebración vs Telerife.jpg

Departamento de Comunicación del Montakit Fuenlabrada.   

Fotos de Pablo Moreno.




GALERÍA

17-18 Fuenla - tenerife (3).jpg  17-18 Fuenla - tenerife (2).jpg  17-18 celebración vs Telerife.jpg 

REDES SOCIALES

FACEBOOK

TWITTER

Google +

https://www.paykasabozdurmaa.com/