ACTUALIDAD

El Baloncesto Fuenlabrada venció con claridad 93 – 74 al Melilla Ciudad del Deporte en un encuentro que dominamos desde el primer cuarto. Es el séptimo triunfo de la temporada de los nuestros. La próxima semana, a Torrelavega donde estaremos muy bien acompañados por la afición.



04 de febrero de 2024
Con convicción

Ritmo alto y determinación. Lo pidió Toni Ten en la previa y el equipo, esta vez sí, lo plasmó en el partido. Y la consecuencia es una muy buena versión del Fuenla y por ende una victoria contundente ante el Melilla Ciudad del Deporte. Los nuestros vencieron y convencieron gracias a que jugaron con la convicción que ha de guiarnos en esta segunda mitad de la temporada que recién empezó.

Las virtudes empezaron a mostrarse antes en ataque que en defensa. Mucho dinamismo ofensivo por parte de ambos contendientes y volumen de puntos elevado. Un primer ciclón fuenlabreño en forma de parcial 9 – 0 nos hizo tomar la delantera (24 – 19). En ese momento no lo sabíamos, pero de ahí en adelante ya lideraríamos el marcador hasta el final.

Debieron llamar al orden defensivo ambos entrenadores en la charla entre el primer y el segundo cuarto porque unos y otros comenzaron el segundo periodo siendo mucho más pegajosos en el empeño defensivo. Donde antes se sumaba con facilidad, ahora costaba un mundo cada punto sumado al marcador. En cuatro minutos tan solo concedimos cuatro puntos al rival ¡¡Bien!! Y además, de nuevo apareció nuestra inspiración en ataque, anotando a la carrera y en estático, por dentro y por fuera. El 42 – 32 alcanzado el minuto 18 era nuestro premio. Lástima que los dos siguientes minutos se nos atragantaran y facilitaran a los melillenses meterse de nuevo en el partido: 44 – 38 al descanso.

Pero esta vez había convicción en los nuestros. El equipo no dudó en la reanudación y siguió la senda marcada antes del intermedio. Buena defensa y determinación en ataque con una aportación coral de interiores y exteriores. Así que antes o después tenía que llegar de nuevo la explosión y la escapada, así lo reflejaba el electrónico con el 62 – 48 del minuto 27.

Pero cometimos un error mayúsculo: como anotábamos con facilidad, empezamos a bajar la intensidad defensiva. Y por ahí le dimos vida al rival que lo aprovechó de maravilla para revivir y despertar temores en nuestras filas. Llegamos al último periodo con un 68 – 63 que dejaba todo abierto.

La tensión presidió el arranque del cuarto final. Y ahí pudo nuestro deseo, que es otra de las caras positivas que tiene jugar con convicción. En este caso un deseo expresado en acudir a cada rebote como si nos fuera la vida en ello. Fallábamos, pero reboteábamos. Y volvíamos a errar y volvíamos a rebotear. Hasta anotar. Eso nos acabó liberando en ataque y nos apuntaló en defensa. Dos triples consecutivos nos dispararon hasta el 78 – 66 (minuto 34). Esta vez sí fue la definitiva pues ya no concedimos más opciones al Melilla de meterse de nuevo en el partido.

Final plácido, con ovaciones más que merecidas para los nuestros. Con premio para la afición que pudo disfrutar con el equipo y, sobre todo, identificarse con el nivel de intensidad que mostró el Fuenla. El sábado que viene hay que dar continuidad a esta dinámica de juego. Visitaremos la pista del Grupo Alega Cantabria (19:00 horas) y de nuevo contaremos con un amplísimo desplazamiento de aficionados fuenlabreños.   

Departamento de Comunicación del Baloncesto Fuenlabrada.

Foto de Alba Pacheco.




GALERÍA

_APB_FUENMEL_109.jpg 

REDES SOCIALES