ACTUALIDAD

Para ver la remontada y la victoria de anoche del Montakit Fuenlabrada primero hay que creer en ello. Y eso es lo que hizo el pabellón al completo, decimos el pabellón, no solo el equipo, porque fue una sinergia imparable entre pista y grada para dar la vuelta al partido en los dos últimos minutos. Triunfo de gran valor 75 – 74 ante UCAM Murcia



21 de octubre de 2019
Creer para ver

Aunque la remontada se materializó en los segundo finales, lo cierto es que la victoria sentó sus bases en todo el último cuarto. Diez minutos en los que tan solo permitimos cinco puntos anotados por parte del rival. El problema era que nosotros tampoco metíamos… hasta que en los dos últimos minutos se nos cayeron los puntos, sumando de tres en tres hasta la victoria final.

Lo cierto es que fue un partido de contrastes. Porque si la defensa del último periodo fue magnífica, también es verdad que en los primeros ocho minutos de juego permitimos al UCAM Murcia estar por encima del 80 por ciento de acierto. Y eso nos llevó a vernos por debajo en el marcador a la vez que propiciaba que jugadores como Booker o Lecomte se sintieran muy cómodos en la pista. 17-26 concluyó el primer cuarto.

Y mientras que unos disfrutaban, otros sufrían, especialmente desde la línea de tiros libres. Más fallos que aciertos en nuestras filas al descanso del partido, con un 7/15 preocupante. También hubo contraste en este aspecto tras el paso por vestuarios. No es que estuviéramos excelsos, pero sí mucho más atinados, con un 16/21 (76%) en la segunda mitad.

Detalles aquí y allá, que mantenían la victoria mucho más cerca del ascua murciana que de la nuestra (64 – 74), hasta que todo viró con virulencia para ellos y éxtasis para nosotros.  Un parcial de 11 – 0 en los dos último minutos, iniciado con dos tiros libres de Richotti, continuado por un triple del argentino y un importantísimo rebote ofensivo de Eyenga para que Anderson pusiera el 72 – 74, todo ello acompañado de buenas acciones defensivas que continuaron ahogando al rival.

Y llegamos a las dos últimas acciones. Pizarra para la penetración de Vidal con Anderson, Richotti y Eyenga abiertos. Pero Vidal cae y el balón se le escapa. Lo recupera desde el suelo y entre una maraña de piernas y brazos saca un pase picado que acaba siendo una asistencia para Nico Richotti. El triple del argentino desata la locura, pero aún restan 9 segundos. Hay que defender. Y en un partido de contrastes, resultó que el escolta bajito acaba taponando el tiro final. La primera vez que Karvel Anderson gana un partido poniendo un tapón. Creer para ver.

Entonces sí. Abrazos, algarabía, celebración por la segunda victoria del curso. Buen motor de arranque con el que iniciar mañana martes los entrenamientos de cara a la cita en Bilbao del próximo domingo (12:30 horas). Eso sí. Allí habrá que jugar mejor para ganar porque no tendremos a cinco mil almas empujando en nuestro favor.

Departamento de Comunicación del Montakit Fuenlabrada.

Imagen de Borja Benito.




GALERÍA

20191020_BorjaBHojas_135.jpg 

REDES SOCIALES