ACTUALIDAD

El Urbas Fuenlabrada perdió 76 – 90 ante el Real Madrid en un encuentro que se rompió con un amplio parcial de los blancos en los minutos anteriores y posteriores al descanso. Aún así, satisfacción en el cuerpo técnico fuenlabreño por cómo se empleó el equipo la mayor parte del partido.



26 de abril de 2021
El que da todo lo que tiene...

Bueno, seguro que podríamos haber dado algo más. Tener un poco más de acierto, puntear mejor algunos tiros del rival, ser más cuidadosos con la pelota en ataque. Pero en general al Urbas Fuenlabrada hay que reconocerle que bregó de principio a fin, tanto cuando íbamos por delante como cuando el Madrid se escapó. No nos dio para inquietarles en la lucha por la victoria, pero el partido fue útil para lo que nos viene por delante.

De entrada, quinteto con músculo y reubicación de piezas ante las bajas. Meindl de escolta, Eyenga de alero, Alexander de ala-pívot. Y el equipo funcionó. Porque le puso intensidad en defensa y agresividad incisiva en ataque con penetraciones que dañaban la defensa del Madrid (11-6, minuto 5).

Con las rotaciones mantuvimos la misma línea. A correr siempre que había oportunidad, sin rehuir la pelea en cada contacto, cargando el rebote de ataque con ambición. Y con múltiples alternativas para encestar, no en vano en el minuto 18 ya habían anotado nueve de nuestros jugadores. A resultas de todo ello a esas alturas del partido el Urbas Fuenlabrada daba muy buenas sensaciones y ganaba 38 – 34.

Pero llegó la explosión del Madrid. Parcial dañino de 0-12 antes del descanso que se convirtió en demoledor para la suerte del partido tras el intermedio pues se estiró hasta el 0-22. Todo en poco más de cuatro minutos de juego.

Así que nos vimos con 18 minutos por disputarse con 38 – 56 en el marcador. ¿Dejarse llevar? Pues no. El Urbas Fuenlabrada se recompuso. La evaluación de daños daba a entender que el triunfo ya era casi utópico ante un equipo que marcha líder con 31 victorias en 32 partidos. Pero el deseo competitivo de los nuestros iba a exigir un esfuerzo más al rival. Reajustando la defensa y hallando el acierto desde el triple abrimos una ventana a la hazaña (52 – 62, minuto 29).

Incluso rebajamos la distancia de la decena en el inicio del último periodo (59 – 68). El Madrid respondió tirando de jugadores referencia para volver a estirarse, esta vez ya sí de forma definitiva, y acabar con nuestros sueños de remontada. De todos modos, hasta llegar al definitivo 76 – 90 seguimos en nuestro empeño de aprovechar hasta el último minuto de juego.

Cerramos así un derbi que quedará en el recuerdo por el debut de dos canteranos: Juanjo Santana y Bassala Bagayoko. El primero es un toledano que lleva con nosotros unas cuantas temporadas y que es jugador capital en la buena marcha del Fuenla en Liga EBA. El segundo es desde ayer el jugador más joven en disputar un partido de la ACB. En septiembre cumplirá 15 años. Y decimos disputar porque Bagayoko salió a jugar en el primer cuarto y en total estuvo más de nueve minutos en pista.

La doble presencia canterana venía motivada por las numerosas ausencias en el primer equipo. Hasta media docena ayer (Ehigiator, Vene, García, Urtasun, Trimble y González). Los cuatro primeros ya no volverán a jugar en lo que resta de temporada por lesión. Los dos últimos están pendientes de que las pruebas médicas por el covid les permitan reintegrarse al equipo. Ya se divisa la próxima doble cita del fin de semana: viernes a las 21:15 horas visita al Movistar Estudiantes y domingo a las 20:00 horas en casa contra el Lenovo Tenerife. Emociones fuertes.

Departamento de Comunicación del Urbas Fuenlabrada.        

Foto de Alba Pacheco.




GALERÍA

_APB_FUENRM-46.jpg 

REDES SOCIALES