ACTUALIDAD

El Baloncesto Fuenlabrada se vio superado por el Movistar Estudiantes en un derbi que ofreció una pobre imagen de los nuestros y una solidísima versión de los visitantes. El 55-80 del final es bien expresivo.



12 de noviembre de 2023
Un derbi muy desigual

No encontramos la regularidad requerida para ser fiables. Tras una buena victoria en Ourense, ayer llegó la de arena. Un partido en el que nos vimos superados por los vecinos del Estudiantes y en el que solo durante el primer cuarto aguantamos el pulso al rival. Después, los visitantes fueron imponiendo su físico, asfixiaron nuestro ataque y dominaron el partido hasta su conclusión.

Los primeros compases del encuentro no parecían augurar la amplia diferencia del final. A pesar de los múltiples errores en el tiro por nuestra parte tras conseguir buenas posiciones de lanzamiento, nuestra defensa mantenía el equilibrio (7-9, minuto 5). Incluso a la finalización del primer periodo las sensaciones eran mejores que el marcador (14-20).

Empero nos diluimos con el paso de los minutos. Mucho tuvo que ver que los estudiantiles incrementaran su solidez defensiva. En el segundo cuarto nos costó horrores hallar vías de anotación, incapaces de hacer circular el balón adecuadamente y sin superar a los contrincantes en el uno contra uno. Con todo y con eso, la diferencia aún era salvable pues tampoco ellos podían sumar con fluidez. Hasta que un par de triples consecutivos del Estu dispararon su renta hasta el 21-37 del descanso.

Mucho tenían que cambiar las cosas en la segunda mitad para que tuviéramos opciones de triunfo. Amagamos con ello tras la reanudación (27-39, minuto 23), pero resultó un espejismo. De inmediato los visitantes volvieron a tomar las riendas para fijar ventajas ya cercanas a la veintena (31-50, minuto 26). Poco después una falta no señalada en una acción de tiro sobre Mateo Díaz provocó las protestas de Toni Ten. Minutos antes sí se había señalado una acción similar en el otro aro. Los árbitros acabaron descalificando a nuestro entrenador. Pero tampoco eso supuso un punto de inflexión en el partido. Un derbi demasiado desigual que acabaron venciendo con merecimiento los visitantes por 55-80.

Es la cuarta derrota en casa en cuatro partidos disputados. Todas dolorosas, si bien la de ayer un poco más por la rivalidad vecinal y por la imagen que mostramos ante una afición que volvió a poblar las gradas del pabellón y que empujó desde el inicio. Ahora tocan dos partidos consecutivos a domicilio, serán en Alicante y Oviedo. Todos, empezando por los protagonistas, esperamos la reacción y la regularidad que nos permita jugar mejor y sumar victorias que nos hagan escalar en la clasificación. Lo que hemos hecho hasta ahora nos da para dos victorias en siete partidos.

Departamento de Comunicación del Baloncesto Fuenlabrada.

Foto de Alba Pacheco.




GALERÍA

Fuenla - Estu 23-24 01.jpg 

REDES SOCIALES